I.
II.
III.
Bienvenido seas al mundo al cual todos quieren pertenecer. Pobre de aquellos que no saben lo que quieren, que no saben en lo que se están metiendo. Al ser parte de este mundo, no puedes salir de tu casa sin que cientos de cámaras te persigan, no te dejan solo ni un momento, y tienes que fingir ser una persona que no eres las 24 horas del día. El amor solo es una estrategia publicitaria y no importan los sentimientos, lastimar a las personas ya es rutina para ellos, estas personas son de hierro.
tm
tw
gg
últimos temas
Últimos temas
» registro de famosos.
por Lily Collins. Miér Feb 11, 2015 1:15 pm

» Harry Potter Avada Kedavra - Afiliación de ÉLITE confirmación
por Invitado Lun Feb 02, 2015 3:04 pm

» petición oficial de rol.
por Dylan M. Sprayberry Lun Ene 26, 2015 4:21 pm

» Ascensor del mal [E. BETT RICKARDS]
por Emily Bett Rickards Lun Ene 19, 2015 7:46 pm

» Cast The Originals (0/7)
por Danielle Campbell Lun Ene 19, 2015 5:55 pm

» life is bored without them [0/7]
por Shelley Hennig Lun Ene 19, 2015 10:58 am

» Que vivan las tramas [2/muchas]
por Shelley Hennig Lun Ene 19, 2015 10:58 am

» ¡Se buscan vivos o....vivos, LOL! (2/∞)
por Shelley Hennig Lun Ene 19, 2015 10:57 am

» Mas que un amigo (0/1)
por Shelley Hennig Lun Ene 19, 2015 10:51 am


what happen?— Vaca(?)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

what happen?— Vaca(?)

Mensaje por Tiffany Hwang el Jue Dic 18, 2014 1:33 pm

Se encontraba acostada en una cama matrimonial, había algo que no la dejaba descansar en paz, ella juraba y perjuraba que se encontraba en casa después de un largo día de trabajo en Las Vegas, según ella ayer había tomado un vuelo hacía Seúl y al llegar a casa simplemente se removió el maquillaje, yendo a dormir de manera inmediata. Mala suerte para Stephanie. Sus ojos se mantenían cerrados ya que tenía un dolor de cabeza que no le permitía abrirlos, el dolor era inmenso como si estuviera en el estado de cruda después de una buena fiesta, según ella eso era imposible, se fue a dormir al momento en que llego a casa, además, ella nunca se pondría en aquel estado si no fuera por una buena razón. La mujer se movió un poco hacía el lado izquierdo de la cama, sintiendo como había otra persona a lado de ella, fue así como sus ojos se abrieron de golpe y salió de manera inmediata de la cama, al ver a su alrededor se dio cuenta que no estaba en casa. Se encontraba en un hotel, de aquellos que tienen ventanales en vez de ventanas y espació suficiente para vivir si quiera unos meses ahí. Tiffany se encontraba mirando su alrededor hasta que pudo hacer presencia de un objeto en su dedo anular, tenía miedo de ver aquel pequeño objeto que de manera inmediata los dedos de su mano izquierda inspeccionaron el objeto, pudo sentir un tipo de piedra encima de este. La fémina cerro los ojos con fuerza, sabía lo que era y ya no había forma de negar aquello, tenía puesto un anillo de compromiso, fue entonces cuando bajo la mirada para ver aquel anillo, enterneciéndose un poco por el color de la piedra que tenía incrustada en el, aquel color rosado que tanto le gustaba a la fémina hizo que su miedo se calmara un poco, posiblemente no fuera cualquier persona con la cual se había casado en una loca noche en Las Vegas.  

Incluso así no podía recordar mucho de lo que había pasado más que una presencia masculina acompañándola toda la noche, tenía muy vagos recuerdos pero por algún motivo no sabía con quien se había casado y eso le molestaba. Desearía poder tener el suficiente valor de remover aquellas sabanas del rostro del extraño que estaba en la cama, pero el miedo de saber quien podría ser se lo impedía de una manera olímpica. Un suspiro salió de sus labiales, miro las prendas que tenía puestas, asustándose aun más al notar que solo contaba con una pijama de una pieza rosa y un tanto... provocativa, solo esperaba que la noche anterior no haya hecho otra locura que podría dañar más su reputación, tampoco que los fans lo notarán o tal vez si, era muy posible que notaran su ausencia de manera inmediata como habían hecho con Jessica antes de que se saliera del grupo. Sus pies la llevaron de manera inmediata hacia el ropero con el cual contaba la habitación de lujo, notando que la ropa que tenía en aquel lugar solamente era de hombre, rodando los ojos un poco más al hecho de que había hecho una estupidez. No había otra opción más que usar ropas de varón, aunque no podía negar que fuera quien fuera el chico era una persona importante y con dinero, las prendas hablaban mucho de un hombre y aquellas prendas le hacían sentir una presencia conocida no solo por haberse casado con el, pero, pareciese como si lo hubiera conocido desde ya hace mucho tiempo.

¿Por qué no solo vez quién es y te largas? ¿Tan corazón de pollo eres que piensas incluso hacer un café para el? Debes estar loca, Stephanie Hwang. — 

Su atención fue captada al momento en que encontró una camisa de cuadros que al ponérsela le cubría muy bien, por lo cual la tomo "prestada" ; decidida a tomarse una ducha antes de hacer cualquier tontería más, la verdad es que sentía que se estaba arriesgando demasiado, no solo porque pensaba hacer un café para un conocido o extraño o esposo, es más sentía que se estaba volviendo loca porque no sabía de quien se trataba y habían cosas en aquella habitación que le llamaban mucho la atención, obligando la a pensar mucho las cosas, hacían que su mente divagara en un pasado el que no quería recordar. En aquel pasado en el que pensó que conocía a Kim Hyun Joong, no hace poco habían salido noticias de el sobre como había golpeado a su ex novia y para ser sincera, ella no creía mucho en el asunto, no solamente porque seguía enamorada de el, un pequeño enamoramiento de adolescente, al contrarió, lo había conocido tan bien que podía decir que algo olía a pescado, cuando ellos salían juntos, como amigos más claro no podía estar, el era un total caballero, la cuidaba de todo aunque no era detallista, aquel hombre en verdad era un caballero y nunca podría lastimar a una mujer en su punto de vista. Sintió alivió una vez ya había tomado un baño, saliendo de ahí y cambiándose ahí mismo, colocándose la prenda que había tomado del hombre que todavía yacía dormido en la cama.

Una vez fuera del baño la fémina camino hacía la pequeña cocina que tenía aquella habitación, comenzando hacer un poco de café con las cosas que el hotel dejaba en las habitaciones. De un momento a otro su mente le hacía perderse en la nada, comenzando a pensar tantas coincidencias, pero la cosa que más le perturbaba era el hecho de que sus compañeras de grupo se preocuparan porque ella no estaba con ellas, ¿Dónde estará? ¿Qué está haciendo ahora? Y no saber nada de una persona era lo que más asustaba a la gente, incluso a ella le llego a pasar algo similar, perder contacto con personas que te agradan en verdad le asustaban a ella y mucho más cuando después salían noticias acusándolos de muchas cosas, pero para ser sinceros no había nada que una mujer como ella podría hacer. Otra cosa que le preocupaba eran los problemas que recibiría a futuro por parte de la empresa, también fuera por o por la emborrachada o por el matrimonio, no quería ni si quiera pensar el porque lo había hecho, solo quería disculparse, entregar el anillo, hablar sobre un divorcio express con la persona con la cual se había casado e irse de vuelta a su hogar, con sus chicas, como si nada hubiera pasado. Sintió que debía ir al otro lado de la habitación para ver si el extraño se había levantado, así fue y regreso al lugar de la cama, pero por sorpresa se topo por fin con el rostro de la persona con la cual se había casado, haciendo que sus ojos como su boca se abrieran en un gran "o." Su corazón corrió a mil, no podía creerlo e incluso tuvo que llevar sus manos a sus labios para poder ocultar un poco lo sorprendida que se encontraba, negó varías veces la cabeza, ¿Estaba soñando? ¿Esto era algún tipo de pesadilla o prueba de vida? No quería creerlo.

¿Hyun Joong...? — Su voz salió de una forma fina, mostrando como el miedo crecía en ella, aquella sorpresa, ahora si podía decir con tono de indignada que era una completa idiota, lo era con tan solo haber hecho lo que hizo con el ajeno la noche anterior. — Esto debe ser una broma...


confident...
Like a fantasy in front of me I think that something special is going down That's right I think she foreign

esto es mío, no copies.
avatar
Tiffany Hwang
singer


Mensajes : 6
Fama : 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what happen?— Vaca(?)

Mensaje por Kim Hyun Joong el Dom Dic 21, 2014 12:01 am

Últimamente había estado tratando de cuidar un perfil bajo, desde sus noticias era lo necesario. Hace unos pocos días sus amigos le habían llamado para darse una paseada, normal hubiera sido si fuera sólo por las calles o un bar de Seúl, pero no sus amigos tenían mejores planes para él. Se podría decir que por las noticias de él se había deprimido, siendo honestos cualquiera se había puesto mal, no obstante; hablamos de Kim Hyun Joong, un muchacho... no, un hombre que era uno de los solistas más importantes de Corea del Sur. Sus días de flower boy habían quedado muy en el pasado, no es que le molestará tener esa imagen pero simplemente no era lo suyo ser un dulce chico que todas deseaban, él aspiraba a más; poco a poco iba llegando a sus metas. Entonces había decidido superar a su primer amor. Había conocido en el set de su último drama a una chica. Sus salidas no eran nada serias pero viéndolo de manera fría, Hyun Joong era un hombre con tensiones y ella no se molestaba en complacerlo. Todo iba bien. Se estaban conociendo sin embargo nada es color rosa fue una semanas antes cuando escuchó la noticia de una relación confirmada por Dispatch. Su 'novia' sabía algo de eso pero el mal humor no bien dismulado de Hyun Joong confirmó sus sospechas. El peor enemigo se puede nombrar en quizá una sola palabra; celos. Hubo una discusión, despecho por parte de ella, luego había un par de empujones. Y, ¡bum! Ella no se quedaría con los brazos cruzados, por supuesto que no.

El conjunto de aquellas cosas hubieran derrumbado a cualquier persona pero no a él, chico muy duro de roer en todos los sentidos, estaba bien, no era el fin del mundo, ahora tenía que dar a la cara a ello; así lo hizo. Sus fans vieron su lado más humano que tendía a errar como a cualquiera. Se sintió mal por unos días pero sus amigos lo buscaban, no todo era malo, sus fans estaban ahí para mal. Mensajes de apoyo. Pero no era eso, si no que sentía que había decepcionado a miles de personas y, eso quisiera o no, le estaba pesando dentro suyo. Muchos puntos de vista, opiniones y debates de qué se debía opinar de él desde ese momento. Bien, eso es lo que se acarreaba uno cuando esta bajo las luces y cámaras. Se lo había buscado y su historial no se iba a mantener siempre en blanco.  Estaba aprendiendo, iba a ser una mejor persona, es lo que se prometio desde ese momento cuando vio a sus fans por su culpa, por ser perjuzgadas por seguir a su lado. Iba a mejorar; lo hizo. Lo estaba haciendo bien y sus amigos habían decidido celebrar las fiestas en las Vegas antes de tiempo; accedió después de hablar con su manager, quién le dio permiso sin nada de escándolos.

Alcohol. Normalmente Hyun Joong tenía un buen aguante pero al parecer todo lo que había en las Vegas era alcoholizado, cada trago intoxicaba su cerebro. Y sus ojos captaron rápidamente la presencia de ella. Su cerebro no respondía a las sinapsis, tampoco tenía mucho interés en razonar ni que pudiera con todo el alcohol en su organismo. No lograba recordar con exactitud como es que había llegado hasta ella. Pero cuando logró estar a su lado pudo sentir que el mundo tomaba más color. A parte de estar ido por todas las bebidas de miles de colores, ella rompía sus paradigmas, lo llevaba otra dimensión; si él era de la cuarta, ella lo fundía hasta la milésima. No tuvo ningún respiro, no supo exactamente cómo pasó todo pero luego habían resultado en su hotel. Todo pasaba por su mente uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez escenas; todas sin coherencia o hilación correcta.

Sus párpados se presionaron con fuerza al escuchar como agua comenzaba a caer contra unas baldosas. Luego fue su frente que comenzo a fruncirse junto con sus cejas. La cabeza le estaba dando unos buenos zumbidos que indicaban que se habia pasado de todas las copas del mundo, había bebido cual campeón sin restricciones. Era las Vegas, qué esperaba; ¿un campo de bebidas naturales y orgánicas? Bueno, también. Ladeó su rostro y su nariz se hundió en una de las almohadas de la habitación donde el perfume de su acompañante llenó todo su sentido del olfato. Abrió lentamente los ojos aún con el ceño fruncido al notar que ese olor le era muy familiar. ¿Qué diablos? Y alzó las dos cejas cuando pudo escuchar pasos nuevamente. ¿No se había ido aún la chica con la qué había estado? Sonaba como un mujeriego. No era un mujeriego, había sido culpa del alcohol. Iba a matar a sus amigos por dejarlo así en tal estado. Soltó un suspiro pasando sus dedos por sus cabellos algo exasperado pero fue ese momento que algo raspó su cabello. ¿Y ahora? ...¡Un anillo! Si sus ojos normalmente eran algo redondos ahora sí que lo estaban totalmente. ¿Qué había hecho? Su empresa lo iba a matar. Sin darse cuenta ya estaba tragando saliva de manera brusca y ahogándose a sí mismo con esa acción.

No podía ser más cliché, no lo podía; se había casado en las Vegas con una completa desconocida —aunque el aroma de las almohadas y toda la habitación le resultara muy familiar— ¿Qué había pasado por su tonta cabeza? Tenía que solucionar todo ésto rápidamente. Un divorcio o algo parecido pero no podía volver a Seúl casado. Si sus fans se enterarán, si la prensa amarillista se enteraría. Ya podía ver las especulaciones o titulares. Ya, ya tenía que solucionarlo. Había hecho una total locura. Nunca había hecho algo así, al parecer ese año iba a ser su año de tonterías; aquel anillo en su dedo anular demostraba el broche de oro... Fue cuando bajó lentamente su mano hasta que su vista se fijó en el plateado aro, algo se removió en su estómago pero no era de molestia. Tenía que examinar cuán grande había sido su locura porque pudo notar como las sábanas ligeramente rozaban su pecho... desnudo. «¿Qué he hecho por todos los santos?», pensó, y con mucho miedo alzó el edredón; un gran suspiro de alivio salió de su boca cuando pudo notar sus bóxer en su lugar, « como debe ser ». No era la gran cosa; debía divorciarse y tadáh, fin, no había más vueltas que darles al asunto. Asintió con la cabeza dándose la razón a sí mismo pero nada era perfecto ni fácil en éste mundo.

Sus dientes se aplastaron con fuerza ese mismo momento que su mujer se presentaba delante suyo, no era ninguna desconocida en lo absoluto, no era ni más ni menos; — ¿Ti... Tiffany? —murmuró sin salir de su asombro. Su boca pareció secarse y el puente de su nariz se arrugó ligeramente. No, esto no era nada de acuerdo al plan— ¿Una broma? —repitió muy metido en su shock. Estaba confundido. ¿Estaba casado con Tiffany Hwang? ¿De qué se había perdido? De un salto se paró olvidándose que sólo estaba en bóxer. Pero detalles, estaba más ocupado en coger con suma delicadeza el brazo de la chica que recorrió con la vista hasta llegar a sus dedos y llegó a un anillo parecido al suyo con la única diferencia de aquella piedra color rosa. Rosa. Rosa era Tiffany. El mundo estaba loco o él estaba teniendo un sueño demasiado vivido para su gusto porque pesadilla no lo era, no podría calificarlo así aunque quisiera—. Uh, bueno, creo que debemos de hablar de ésto, ¿verdad, Mi Young? —dijo llamándola por su nombre en coreano. Subió la mirada y parpadeó al notar la ropa que ella llevaba puesto, ¿esa era su camisa? Entreabrió ligeramente los labios para mencionar algo sobre ello pero esa vista no le estaba haciendo nada bien, ya no eran niños, él no era un niño con pensamientos de juguetes, o bueno sí, pero no en esos momentos. « Céntrate, Hyun Joong, deja de mirarla, ya no estás ebrio; D i v o r c i o ». ¿Quería divorciarse de ella? De aquella chica que hace muchos años se le había confesado delante de muchos calificándolo de su tipo ideal. Una de los ángeles de su nación; esa persona que poco a poco sin que se diera cuenta había logrado meterse en sus pensamientos desde que salían de manera al azar sólo como amigos, de quién finalmente había estado enamorado en secreto y había considerado bien en tacharla como algo platónica. Esa chica que decía gustar de él y admirarlo ahora se presentaba delante suyo como una mujer, no cualquier mujer; su mujer, su esposa. Vaya, eso si que era mucha información para procesar—. ¿Tienes resaca? —Fue lo primero que se le ocurrió de preguntar pero es que antes de cualquier cosa quería aplacar ese bombo que lo hizo sisear por lo bajo del dolor. Quizá no había estado tan ebrio porque muy pero muuuuuuy dentro suyo no se veía tan mal la idea de estar casado con ella.



Gentleman
ι нave cнarм; rιgнт тнιѕ мoмenт; тaĸe мe


avatar
Kim Hyun Joong
singer


Mensajes : 1
Fama : 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.